Translate

lunes, 22 de diciembre de 2014

Big Hero 6

Y a punto de llegar la Navidad este redactor os quiere desear unas felices fiestas y un próspero año nuevo. Y que mejor manera que hacerlo hablando de cine y de una buena película en este caso, algo que nunca viene mal.

“Big Hero 6” es una maravilla, una pasada, una gozada, una alucinada...y todos los calificativos que queráis ponerle. Es una película de superhéroes donde los niños no se van a aburrir en tramas oscuras ni complejas conspiraciones y los mayores recordarán la inocencia de muchos de los dibujos que veían cuando eran pequeños o esos comics que cimentaron su afición.

Sobre la trama no conviene entrar demasiado dado que podríamos hacer varios spoilers que mejor evitar para la sorpresa del espectador, pero si que podemos decir que tenemos una película emotiva y con una acción desbordante, una animación brillante y unos personajes carismáticos y divertidos en los cuales podemos encontrar ecos de “Vengadores”, "Mazinger Z" o  “Comando G” (serie mítica para los que estamos ahora en los 40) o películas como la maravillosa “El gigante de hierro”. Los personajes se basan en un comic Marvel muy poco conocido y que la gente de Disney ha decidido tomar como referencia para poder moldearlos a su gusto. El pacto Marvel-Disney ha sido ese precisamente, coger unos personajes de poco calado y que los autores pudieran adaptarlos al modo Disney sin limitaciones por su origen. No es esto un impedimento para que los personajes no estén bien desarrollados, dado el miedo de muchos a la infantilización Disney a la que se someten a veces algunos personajes. Aunque en realidad desde mi punto de vista hay personajes Disney muy maduros y muy bien desarrollados y más desde que el capo de Pixar tomó también el control de la división de animación Disney. Y es que hoy en día hay una corriente derivada seguramente del éxito de Nolan y su Batman que consideran que el cine de superhéroes ha de ser oscuro, trágico y grave, con un tono serio que no admite el humor y desde mi punto de vista ese enfoque puede resultar adecuado en algunos momentos pero no necesariamente apropiado siempre. Ese enfoque megarealista (dentro de lo realista que resulta un tipo que se viste de murciélago por ejemplo) desde mi punto de vista mata la fantasía en muchas ocasiones y creo que está destinado en muchas ocasiones a quitar complejos a aquellos frikis arrepentidos de serlo, a aquellos que a veces se averguenzan de serlo y presumen del tono y la calidad de esos productos.

Pero si pretendemos que una generacion de niños se enganchen a los comics les tenemos que estimular con proyectos con fantasía y con “sentido de la maravilla”, dado que hoy en día estas generaciones están rodeadas de impactos visuales mucho mayores que los que un comic o una película puede llegar a ofrecer.

Para acabar dos cosas más:

La primera. Que si hacen la secuela cuenten con mi dinero
Segunda; no os perdáis la escena de después de los títulos de crédito, es sencillamente una delicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario