Translate

martes, 1 de diciembre de 2015

El camino a "Star Wars: el despertar de la fuerza": George Lucas el hombre que lo empezó todo.

George Lucas hace mucho tiempo en California era un genio, un tipo al que el dinero quitó la creatividad y el amor por el cine, para convertirse en una víctima del merchandising incapaz de superar su éxito y a la vez empeñado en sacarle más y más dinero, aunque las operaciones fueran indecentes. Su gallina de los huevos de oro se llamaba “Star Wars” y allí nació un mito y posiblemente muriera un director de cine muy prometedor.

Lucas formaba parte de una generación que renovó el cine: Coppola, De Palma, Scorsesse, Spielberg...tipos jóvenes y ambiciosos que ya realizaban sus cortos a una edad precoz y que poco a poco constituyeron la generación que renovó Hollywood. Independientes, atrevidos y audaces a la vez que visionarios. El cine era su pasión y vivían enamorados tanto de las películas baratas, aquellas que en el cine se presentaron como seriales de 20 minutos que siempre dejaban al héroe en apuros hasta el siguiente episodio, como de las grandes producciones como “Ben Hur” o “Lawrence de Arabia”.

George Lucas antes del éxito de “Star Wars” había dirigido dos películas muy estimables: “THX 1138” y “American Graffitti” y después se consagró a escribir el guión de Star Wars ya que no pudo adaptar por una cuestión de derechos el comic “Flash Gordon”, asi que decidió crear su propia historia, una historia que bebe desde la ciencia ficción a películas como “La fortaleza escondida” de Akira Kurosawa donde dos personajes con cierto aire cómico se ven envueltos en una guerra, donde una princesa es secuestrada y liberada por un forajido simpático y carismático. Las películas de propaganda nazi de Leni Riefenstahl también tienen su influencia con los momentos de desplieges militares del imperio o los documentales de aviación en la Segunda Guerra Mundial de donde Lucas tomó mucho de su planificación para rodar las batallas aéreas.

El proyecto fue de estudio en estudio siendo continuamente rechazado hasta que Alan Ladd Jr. decidió apoyarlo y pelear por él. Lucas finalmente renunció a su salario a cambio de un 40% de la taquilla mundial y el 100% del merchandising. Obviamente todos sabemos el éxito que aquello significó, pero en aquel momento era una jugada extraña. Nadie intuyó el potencial de la película y lo que vino detrás, pues estamos ante la película que revolucionó el negocio del cine. Hasta entonces el concepto de los productos asociados a las películas no iba a más allá de las postales, las fotos de los actores o los posters. Pero Lucas imagino mucho más, todos los personajes convertidos en juguetes, todos los vehículos para que los niños jugaran, camisetas, tazas… un imperio sobre un imperio.

El éxito de Star Wars fue tal que Lucas no necesitó a ningún estudio para financiar las dos siguientes películas de la trilogía original de manera que “El imperio contraataca” y “El retorno del Jedi” fueron películas pagadas de su propio bolsillo y Fox quedó como distribuidora. Lucas construyó su propia productora independiente de los grandes estudios de donde iban a salir muchas películas conocidas por todos y donde se gestó otro gran éxito: Indiana Jones personaje que comparte al 50% con Spielberg. Además añadió a su particular imperio la empresa de referencia de los efectos especiales , la Industrial Light & Magic y la Skywalker Sound, ambas grandes empresas a las que han acudido infinidad de películas para realizar su FX. También se adentró en el mundo de los videojuegos entre otras ramas de negocios.

Después de “Star Wars” (notese que no hablo de el episodio IV….eso lo dejo para otro post) Lucas dejó de dirigir por un largo tiempo para convertirse en un tirano productor que martirizó a Irvin Kershner que dirigió “El imperio contraataca” y a Richard Marquard que intentó dirigir “El retorno del Jedi”. De todos es sabido que sufrió demasiado con el proyecto y que incluso tuvo problemas de salud. Por otro lado demostraba muchas limitaciones a la hora de trabajar con los actores que no paraban d hacer mofa de sus indicaciones. Parece que solo les decía pocas frases y una de ellas era "más intenso"...algo que provocaba que los jóvenes Mark Hammil y Carrie Fisher lo usaran como motivo de cachondeo una  otra vez.

Años después Lucas decidió rodar una nueva trilogía, una precuela de su idea donde decepcionó a muchos, donde la imaginación quedaba relegada a CGI y las grandes expectativas del público que había esperado décadas para aquello quedaron bastante desinfladas.

En un punto de su vida Lucas dejó de ser un tipo pasional que amaba el cine para ser un tipo avaro que amaba el dinero por encima de todo y que primero empezó reformando sus películas originales con cambios más que discutibles y con diversas ediciones especiales, en dvd, en Bluray, todas ellas acompañadas de cambios algunos sutiles y otros brutalmente inaceptables que demuestran poco respeto por aquellos que crecieron creyendo en la fuerza.

Sin embargo Lucas se ha dedicado a pregonar que su visión se acerca más a las nuevas películas que a las clásicas, lo que nos deja cierto poso amargo y de tristeza ya que vemos al que fue un forjador de una generación como un tipo huraño, cegado por los dolares. Y es una pena que sea asi porque con ello muere una generación que nació con él. Solo hay que ver el precioso homenaje que se le hizo con el corto “George Lucas in love” que se puede ver en la red.

Lucas debería reflexionar, darse cuenta que su trilogía original influenció a generaciones y casi 40 años después siguen siendo referencia para cineastas, fans y amantes del cine. Sin embargo la trilogía más reciente suele ser objeto de crítica, mofa y obviamente no va a crear una generación de enamorados de esa obra.

Aunque no lo reconozca quizás sea consciente y la venta de Lucasfilm a Disney dejando la continuidad de su obra en manos de otros sea su canto del cisne, su deseo de desprenderse de algo con lo que ya no sabe qué hacer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario